viernes, 25 de abril de 2014

Ovitrelle

En mi entrada anterior os he contado que este ciclo estoy siguiendo un tratamiento con Gonal F., Ovitrelle y Duphaston. Como ya os he contado mis experiencias con Gonal F., hoy quiero contaros mi experiencia con Ovitrelle, un medicamento que contiene coriogonadotropina alfa, fabricada, según el prospecto, a través de técnicas de ADN recombinante en las células de los ovarios del hámster chino (otra vez este dichoso animal).

Todavía no me puedo creer que todo haya salido bien con este medicamento. Ya sabéis que soy un desastre y no me habría extrañado que otra vez hubiera tenido problemas para comprarlo o algo así. Bueno, aunque a decir verdad, tan fácil no fue todo. Os cuento.

Como no quería que me pasara lo mismo que con Gonal F., esta vez me estudié, casi de memoria, la receta. Y como sabía que cuando llegara a mi ciudad iba a ser demasiado tarde para pedir algo en la farmacia (no suelen tener ese tipo de medicamentos vorrätig) y que al día siguiente era festivo, llamé ya desde el tren (¿recordáis ese sitio tranquilo y agradable del tren del que os hablé?) y pedí los dos medicamentos que me había recetado la Doctora T. esa misma mañana: Ovitrelle y Duphaston. No hubo grandes problemas (excepto que tuve que deletrear varias veces el nombre de los medicamentos y contestar algunas preguntas sobre mi seguro médico) y pude recoger las dos cosas ese mismo día antes de que cerraran.

Cuando fui a la farmacia a recogerlos, me preguntó la farmacéutica si ya me había puesto la inyección antes o si me habían enseñado exactamente cómo se ponía. Cuando le dije que me había estado pinchando Gonal F. y que esperaba que fuera igual, me dijo que eran dos tipos de inyección totalmente diferentes (Gonal F. es una pluma precargada y Ovitrelle una jeringuilla de verdad) y que ella ni loca se la pondría sola.

“¿Y ahora qué hago?”, pensé. Yo que estaba tan segura de mí misma y llevaba varios días pensando que iba a ser capaz de hacerlo todo sola, viene ésta ahora y me dice que ni de coña lo haga yo sola. Bueno, pues otro sábado que tengo que pasarme por la consulta del médico de cabecera para que me pinche la enfermera loca de la otra vez.

Y allá que me fui el sábado por la mañana, lo antes posible para que no hubiera demasiada gente en la consulta y para no “fastidiarle” las vacaciones a la familia (teníamos visita y teníamos planes de pasar el día fuera). Y cuál fue mi sorpresa cuando leí el cartel: “Cerrado por vacaciones. Para casos de urgencia, diríjase al Doctor X en la X-Straβe”.

¿Y ahora qué coño hago? “Piensa, Cigüeña, piensa”. “¿Y si voy en un momento a la X-Straβe? No, mejor me paso por la farmacia y a lo mejor un alma caritativa me la pone”. “Lo siento, aquí por razones jurídicas nos está terminantemente prohibido hacer ese tipo de cosas. Vaya a la Y-Straβe que ahí están de guardia siempre y allí seguro que se la ponen sin problemas”. Y de nuevo: “Piensa, Cigüeña, piensa”. “¿Y si hay demasiada gente allí y tengo varias horas a la familia esperando en casa? ¿Y si me la pongo yo sola? ¿Y si le pregunto a mi cuñada o a mi suegra (que no sabían nada de la movida, por cierto) si me la pueden poner?” Y por fin me decidí: Volví a casa y le pregunté a mi cuñada si me la ponía ella. Y aunque me contestó algo así como “eso está chupado”, nada más preguntarle cambié de opinión y decidí que me la pondría yo sola.

Me encerré en el baño con el alcohol, el algodón y el Ovitrelle. Leí las instrucciones y me puse manos a la obra. Me froté la barriga con el alcohol, me lavé bien las manos y cogí la jeringuilla.

Primer intento: Cogí un michelín con los dedos pulgar e índice y me acerqué la punta de la jeringuilla a la piel con la intención de introducirme despacio la aguja y… no funcionó. Scheiβe, parece que eso de que hay que ponerse la inyección como si fuera un dardo (así lo pone en el prospecto) va a ser verdad. “¿Tendré valor?” Ya notaba el latido de mi corazón más rápido de lo normal y el sudor por todo el cuerpo.

Segundo intento: Volví a coger el michelín, puse la jeringuilla a unos centímetros de la piel, conté hasta tres, mentira, hasta dos, y… ¡zas! Ahí estaba la aguja, dentro de mi michelín. Ahora sólo faltaba apretar el botón para introducir el líquido. Y así lo hice.

Y justo en ese momento es cuando me di cuenta de que otra vez había cometido un error. ¡Había olvidado mirar si la jeringuilla tenía una burbuja de aire! Y cuando ya tenía la aguja dentro, ahí apareció la gran burbuja nadando en el líquido. “¿Y ahora qué hago? ¿Sacarme la aguja, sacarle el aire y pincharme otra vez? ¡Ni de coña! ¿Y si, como en las películas, me inyecto el aire, me llega al cerebro y me muero?” Por suerte, pude poner la jeringuilla de tal forma que el aire se fue para atrás y pude inyectarme el líquido sin mayor problema. Eso sí, con mucho cuidado para no inyectarme al final también la burbuja de aire que había visto. Algo de aire sí debió de entrar (¡aunque sigo viva!) porque, cuando se acabó el líquido, oí una especie de pedorreta, la señal de que ya no tenía que pulsar más.  

Saqué la aguja y respiré hondo. En ese momento sentí, por un lado, orgullo por haber sido capaz de hacerlo sola. Por otro lado, tristeza y desesperación por tener que pasar por algo así para ser madre. ¿Por qué yo?

Y milésimas de segundo después… ¡Uy, cómo pica esto! ¿O es dolor?

Estuvo molestándome unos minutos más, pero no lo suficiente como para no poder disfrutar de un día maravilloso en el zoo con la familia. Aquí os dejo una fotillo de mi amiga la cigüeña, que también andaba por allí y a la que di mi tarjeta de visita para que supiera adónde tenía que llevar el próximo bebé. ¡Espero que sepa leer! :)


¡Uy, casi se me olvida hablaros de los efectos secundarios del Ovitrelle!

 La verdad es que no tuve ninguno, menos mal, porque el prospecto te dice que te puede pasar de todo,  como con casi cualquier medicamento. Lo que sí sentí es que los tres o cuatro primeros días tuve un dolorcillo a la altura del ovario derecho. De hecho, si no fuera porque unos días antes la Doctora T. me dijo que iba a ovular con el izquierdo y que en el derecho sólo había folículos de pequeño tamaño, me habría pensado que tenía un quiste. Desde hoy ya no siento nada en ese lado así que a lo mejor, quién sabe, eran gases o algo intestinal.

También desde pocas horas de ponerme la inyección (¿o fue al día siguiente? ya no me acuerdo) me empezaron a doler los dos pechos como si tuviera el síndrome premenstrual. Desde que dejé los anticonceptivos hormonales sólo una o dos veces tuve este dolor de pechos desde el día de la ovulación. No sé a qué se deberá, pero seguro que es hormonal.

Y, bueno, eso es todo por hoy. Espero que os sirva de algo lo que os he contado.

¡Que tengáis buen fin de semana!

14 comentarios:

  1. Enhorabuena por ese pinchazo! recuerdo que el mio estaba atacada, no sabia que hacer, mi mano empujaba la aguja y mi mente me paraba,....uffff....pero ya está, la primera hecha, genial!

    Mucha suerte y palante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!

      A ver qué tal este ciclo. Ya no me da tanto miedo.

      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Hola cigüeña! Yo también me pinché Gonal y Ovitrelle para la inseminación artificial. La verdad es que no tuve ningún problema con los pinchazos, supongo que la ilusión por la novedad del tratamiento me ayudó a ser fuerte, aunque tengo que decir que nunca he tenido ningún problema con las agujas. Acudo regularmente a donar sangre y tan tranquila. Supongo que si alguien se marea o tiene pánico a las agujas, le va a resultar más complicado pincharse sola. Te han recetado estos medicamentos para inseminación artificial o estås con coitos programados?
    Mucha suerte sea lo que sea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué suerte tienes de que no te den miedo las inyecciones ni las agujas! Yo me tengo que tumbar siempre para hacerme análisis y demás porque me da miedo desmayarme, jajaja, ya me pasó una vez hace años. Pero ahora, después de pincharme todos los días durante dos semanas... ¡prueba superada! Sólo espero que no me vuelvan a cambiar de aguja porque otra más ancha o larga que la del Ovitrelle...¡noooooo! :)

      ¡Besos!

      Eliminar
  3. Ay, te había escrito un mensaje y se me ha borrado! Te decía que enhorabuena por el pinchadito! Yo también he vivido momentos críticos con el rompe folículos que aquí se llama pregnyl. Y con el tema burbujas también me emparanoiaba por si me iba a pasar algo pero me acomentaron que no pasa nada, aunque te inyectes las burbujas. Yo creo que el problema sería cuando en un vena te injyectas aire pero en la tripa no pasa nada. Te dejo mi entrada para que veas que apuros pasó , jeje http://elpesodelainfertilidad.blogspot.be/2014/02/pregnyl.html y te voy a pase un canal de Youtube que explica genial como ponerse inyecciones de estas y a mi me ha sacado muchas veces de apuro!
    Un besito!

    ResponderEliminar
  4. http://m.youtube.com/watch?v=qfJf4JWxo3E. La clínica eugin, son malísimos y tienen explicados como poner casi todos los medicamentos que nos mandan. A mi me ha sacado de muchos apuros!

    ResponderEliminar
  5. No pasa nada porq haya un poquito de aire, de hecho en alguna heparinas no hay q sacar el aire, lo ponen a posta para q haga de tapon al final de la inyección. (si tendrias q sacar el aire si estuvisese tomando una medida exacta de medicina, pero el ovitrelle va todo para dentro, no hay problema)
    Que panoli la de la farmacia. En españa apenas te dan instrucciones de como ponerte las inyecciones, te pinchas, te metes la medicina y pa lante, punto pelota. El pecho te duele seguramente por el ovitrelle, q es la hormona del embarazo. Por eso no puedes hacer test de embarazo hasta pasado no sé si son 10-12 días del ovitrelle, para asegurarte q ya no hay ovitrelle

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo más tranquila con tu explicación ¡Gracias! La próxima vez, todo pa' dentro, como dices.

      Uf, qué horror al final con el pecho, no ha dejado de dolerme hasta dos días después de que me bajara la regla. Supongo que empezó a causa del Ovitrelle y siguió con la toma del Duphaston, que tuve que dejar de tomarlo dos días antes de lo que debía porque me bajó la regla bastante antes de lo esperado. A ver qué tal este ciclo. Eso sí, ¡qué contenta he estado con mi tamaño de pecho recuperado! A ver si vuelve en dos semanas :)

      Eliminar
  6. Yo me tuve que pinchar Predalon (creo que tb contiene coriogonadotropina) para las IAs y le tuve que pedir a mi marido que lo hiciera por mi, por que yo despues de media hora no me atrevi a picharme....
    Dentro de 2 semanas empiezo mi tratamiento para ICSI y ya he preparado a mi marido para que me pinche el...
    Que tengas una buena semana!
    Viele Grüße :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, yo creo que mi marido casi se pondría más nervioso que yo y no quiero que tenga que pasar por esto si yo misma ya lo tengo casi controlado.

      Viel Erfolg con el nuevo tratamiento. No dudes en entrar otra vez y contarme cómo te ha ido. Ya te queda poquito.

      Un abrazo und liebe Grüsse (teclado español, jeje),

      Eliminar
  7. Madre mía recuerdo que una de las veces me tocó pincharme el ovitrelle un sabado por la tarde noche y habíamos quedado. No quería perderme el sarao, así que me lo llevé en una neverita pequeña, dentro del bolso y a la hora que me tocaba, me metí al baño y me lo pinché, sin algodón, ni alcohol ni nada, que bruta soy. Y lo de mirar los prospectos es algo que no he hecho nunca, ayyy prefiero no saberlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, mamasonrisa, a mí este ciclo me toca también llevarme la inyección conmigo para poderme pinchar fuera de casa. Todavía no he pensado cómo hacerlo pero me imagino que igual que tú. Mejor sin comerme mucho la cabeza, jajaja, yo prefiero también a veces no saberlo. ¡Gracias!

      Eliminar