domingo, 12 de julio de 2015

Nuevo tratamiento - Día 12: Ecografía

El viernes volví al KiWuZe para hacerme una segunda ecografía y ver cómo se estaban desarrollando mis folículos. Ya el martes me llevé un buen palo cuando me dijeron que a pesar de usar Elonva (con lo que se supone que se obtienen tan buenos resultados), sólo había conseguido tres folículos, así que iba un poco dolida por la noticia de la última vez y con miedo de que me dieran otra noticia peor pero con la esperanza de que con esos tres folículos todavía la batalla no estuviera perdida.

Entré a la consulta de la Doctora T. (la misma Doctora T. que me atendió el martes y no la que se supone que es la mía) y sin casi tiempo para saludarnos me invitó a quitarme la ropa y subirme al potro de tortura. Me metió el ecógrafo por donde ya sabéis y le cambió la cara.

“Hmmm, en el ovario derecho… nada, uno pequeñísimo que no vamos a poder utilizar”
“Ya, eso me lo dijo el martes ya”
“Y en el ovario izquierdo… sólo dos”.
“¿Dos? ¿No eran tres el martes?”
“Ay, sí, el martes eran tres y sí, aquí está el tercero, pero ya no ha crecido más”.
“¿Y eso que significa?”
“Vaya a vestirse y ahora lo comentamos”

Me vestí en el cambiador, volví a la mesa de la doctora y entonces me confirmó que creía que sólo podíamos contar con dos. Pero ahí no acaba la cosa. Es que además me dijo que no podía confirmarme que de esos dos folículos fueran a obtener óvulos y me preguntó si no prefería cancelar de nuevo el tratamiento.

“¿Cancelar el tratamiento? ¡Usted me animó el martes a seguir adelante!”
“¡Y sigo haciéndolo hoy!”
“¿Entonces?”
“Sólo quiero que cuente con que es posible que en la punción no podamos obtener ningún óvulo y que puede que todo el esfuerzo que está usted haciendo no sirva para nada.”
“Pero todavía hay una posibilidad de que sí obtengan dos óvulos y es mejor tener pocos y de buena calidad que muchos pero de mala calidad, ¿no?”
“Por supuesto, así lo veo yo también. Además no creo que con otra estimulación vayamos a conseguir mejores resultados.”
“Entonces no hay más que hablar. He llegado hasta aquí y no me voy a rendir.”
“Vale. Entonces haremos la punción el lunes.”

Me dio más recetas para más inyecciones, me hicieron un nuevo análisis de sangre (para descartar hepatitis y SIDA antes de la punción) y salí de allí con el rabo entre las piernas.

Dos días. Dos días llevo comiéndome la cabeza. Dos días leyendo foros en internet y preguntándoles a las amigas. Dos días sabiendo que muchas veces los folículos están vacíos pero también que a veces de cada folículo sale más de un óvulo. Dos días como en una montaña rusa, entre la euforia y la depresión.

Mañana será la punción y se resolverán las dudas, me dirán si seguimos adelante o si, por ahora, no hay nada que hacer.

¡Esta incertidumbre me va a matar!

5 comentarios:

  1. Mucha suerte mañana... No te tortures ni te comas la cabeza, lo sé es muy fácil de decir pero muy difícil de cumplir. Todavía hay posibilidades, ¡yo cruzo los dedos!

    ResponderEliminar
  2. Ánimo y suerte!!!! Deja que pase... nada más. Pasito a pasito. Ojalá vaya bien.

    ResponderEliminar
  3. Me uno a esa cruzada de dedos! Suerte!

    ResponderEliminar
  4. Mucha suerte para hoy!! Espero que salga todo lo mejor posible!!

    ResponderEliminar